Restaurar

Acuchillar el parquet

parquet

El paso del tiempo hará que nuestro suelo se vaya desgastando y si es madera mucho más. Por eso te recomendamos que llegado a este caso habría que acuchillar el parquet.

Antes de nada hay que decidir con que máquina realizaremos el acuchillado. No hace falta que nos decantemos por una de profesionales, bastará con que sea manejable y sencilla de utilizar. Una buena opción puede ser una máquina de rodillo.

Hay que eliminar en primer lugar el barniz con una lija de grano grueso. Para alisar los posibles desperfectos que haya dejado la anterior operación utilizaremos una lija media y finalmente recurriremos a una lija fina para que deje la superficie lista para aplicar el barniz.

Con la máquina de rodillo hay que realizar las pasadas en perpendicular y a continuación hacer lo propio en diagonal. La intención es que el suelo quede totalmente liso e igualado. Para conseguir que este acuchillado sea lo más homogéneo posible la velocidad de la máquina debe de ser constante. Procura no dejar nunca este aparato parado cuando el rodillo esté girando. Lo más probable es que se acabe comiendo la madera.

Para los rincones y lugares de difícil accesibilidad habrá que rematar la tarea empleando una lijadora de orillas. Una gran parte de las lijadoras modernas ya incorporan un sistema de aspiración, pero en el caso de que la nuestra no tenga podemos pasarle la aspiradora para recoger el polvo. A continuación nos tocará fregar el suelo escurriéndolo bien para que se seque lo antes posible.

Cuando acabemos de lijar nos ponemos a barnizar el parquet. Es preciso que la habitación esté bien ventilada y poner siempre una mascarilla. En primer lugar echaremos un tapaporos con el rodillo y una vez que se seque se podrán aplicar dos o tres capas de barniz. Ahora tendremos que esperar al menos 24 horas para volver a pisarlo. Con el suelo listo ya podemos escoger los muebles.