IdeasReparaciones

Adaptando la casa a una discapacidad motora

Adaptando la casa a una discapacidad motora (I)

A cualquiera nos puede ocurrir en cualquier momento, tal vez a nosotros mismos o alguien de nuestra familia, que adquiera una discapacidad motora seria que requiera del uso de una silla de ruedas.

Más allá de todo lo que hay que hacer para la rehabilitación y para obtener la máxima independencia de quien tiene esa discapacidad, es clave hacer algunos cambios elementales en la casa.

Lo primero es que sea un lugar accesible. El primer objetivo es que la persona pueda entrar y salir a su gusto y también desplazarse en el interior sin obstáculos.

Instalar rampas si es el caso no tiene porque ser muy caro y es imprescindible.

Si la casa tiene más de una planta, hay que ver la posibilidad de instalar una plataforma elevadora. Las hay de muchos precios y eso permite a la persona desplazarse por toda la casa y no limitarse a la planta baja.

El espacio necesario para que la silla pueda moverse y maniobrar puede requerir de quitar algunos muebles o colocarlos de otra forma.

Hay varios objetivos que tenemos que plantearnos cuando adaptamos una casa a alguien que tiene una discapacidad motora. El desplazamiento dentro de la casa y poder salir libremente de ella es uno de los primeros.

Las puertas tienen que tener el ancho suficiente para que pase la silla y se pueda maniobrar. Esto puede requerir de obra, pero es fundamental.

Otro aspecto clave es el baño. El espacio de desplazamiento de la silla y la instalación de agarraderas deben estudiarse en cada caso, de acuerdo a los metros que disponemos.

Otro punto importante es colocar los interruptores a la altura adecuada y eso no requiere de una gran inversión. Quien usa la silla tiene que poder encender y apagar las luces como cosa elemental.

En casos muy especiales podemos necesitar una grúa, sobretodo en los pacientes que están confinados a la cama, para poder movilizar a la persona. Hay de toda clase  y también es importante estudiarlo en cada caso.