IdeasTrucos

Al guardar la ropa de invierno

Tal vez ya hemos guardado todo lo de invierno, pero lo más probable es que estemos en pleno proceso. Hay algunos consejos que es bueno tener en cuenta, para no encontrarnos con sorpresas desagradables el próximo invierno. Veamos algunas ideas.

Primero hay que lavar todo. Esta vez no es un lavado común, ya que no usaremos una cantidad excesiva de acondicionador (solo un poco) y no vamos a planchar. La plancha puede fijar manchas que no hemos percibido. Una vez que tenemos la ropa limpia y seca, la clasificamos. Este paso es clave, ya que hay prendas que es mejor regalarlas porque ya no las hemos usado este invierno, mucho menos lo haremos el que viene.

La ropa se dobla y guarda en lugar seco pero bien ventilado. No se debe usar bolsas de plástico para que no condense humedad. Las cremalleras y botones van cerrados para no deformar las prendas. No conviene guardar en perchas.

En lo personal guardo las prendas en maletas, pero etiqueto el exterior de las mismas para saber exactamente que hay dentro de ellas.

Los edredones se guardan limpios y secos. Hay bolsas especiales para guardar edredones, de modo de que ocupen menos espacio.

Muy importante es como guardamos los zapatos y botas. Además de que tienen que estar muy limpios, para que no se resequen es bueno darles una mano de cera para zapatos. Hay que rellenar el interior de los mismos con papel periódico bien arrollado para evitar que se deformen.

En lo personal prefiero fumigar y ventilar muy bien antes el lugar donde almaceno ropa  y no usar naftalina.