Trucos

Alfombrar la escalera, ¿sí o no?

833461_abandoned_building_51

Podemos decidir alfombrar la escalera por varios motivos: decorativos, aislamiento, seguridad y conservación. Sin duda alguna, como elemento decorativo, las alfombras tienen gran importancia, ya sea para destacar, dar uniformidad en los colores (de modo de poder continuar un concepto) contrastar, o también, en muchos casos tienen un gran valor en sí mismas.

En escaleras de mármol o piedra, en lugares muy fríos, una buena alfombra es de gran ayuda. Por supuesto que el aspecto de seguridad debe ser tenido muy en cuenta en aquellas escaleras que son de material resbaladizo, pero fundamentalmente cuando en nuestra casa hay niños o personas muy mayores. En cuanto a la conservación, atenúan el desgaste claramente.

En caso de decidirnos por poner alfombra lo más importante es que tengan una excelente fijación. Dependiendo del material de base, y de la alfombra en sí misma, esta podrá variar. Existen excelentes pegamentos, pero se deben aplicar en forma correcta y se debe chequear periódicamente su estado. También se pueden fijar por medio de barras, que deben exceder unos 5 cm. el ancho total de la alfombra, y que se sujetan a cada peldaño. El modo de fijación a los peldaños depende del material de la escalera, en caso de madera, atornillándolos y en las de piedra, van cementados.

La oferta de alfombras adaptables a escaleras es grande y variada. Para decidir, hay que tener en cuenta el uso de la escalera, si es o no muy transitada, si es lavable fácilmente (importantísimo si tenemos niños) y por supuesto que todas las consideraciones decorativas en cuanto a la elección de texturas y colores.