Trucos

Antes de pintar

Antes de pintar

Pintar es una forma muy barata (especialmente si los pintores somos nosotros) de modificar el aspecto de una habitación en forma radical. El punto es que a veces nos cuesta un poco saber que es lo que queremos lograr. Sabemos que queremos un cambio importante pero no como lograrlo. La elección de los colores es el primer y gran paso. Veamos algunos consejos.

Elegir el color

Hoy día casi nadie pinta una habitación de un solo color. Tampoco se trata de hacer un arco iris en cada ambiente. Una buena idea es elegir un color principal, el cual va a ocupar 2/3 de la pintura. El otro tercio se reparte entre uno o dos colores más. No queda muy bien usar demasiados colores. Esos colores restantes pueden ser complementarios, análogos, etc. Esto lo veremos con más detalle en otro post porque es un tema que requiere de más desarrollo.

Combinar el color

Para elegir ese color base desde el cual veremos cuales lo van a acompañar tenemos que pensar en un color que nos guste mucho. Hay quienes dicen que recorrer el armario es una buena idea. Si no tenemos prendas de ese color es porque no nos gusta. No estoy de acuerdo, amo el ocre pero no me visto de ocre.

Hay dos claves más que son muy importantes. El color del suelo tiene que ser compatible. Un suelo de madera no queda bien con todos los colores de pared ni mucho menos.

El otro punto fundamental es pensar en los colores que ya tiene la habitación y que no vamos a cambiar, como es el caso de los muebles. Salvo que pensemos en retapizar o cambiar el sofá, su color tiene que ser tomado en cuenta.