Trucos

Aprende a fabricar un jabón exfoliante y nutritivo

aprende-a-fabricar-un-jabon-exfoliante-y-nutritivo

Siguiendo nuestra línea de aprender a fabricar en casa los productos de uso cotidiano, veremos algunos jabones que se hacen de un modo muy económico y sencillo, pero con finalidades diversas. Hoy veremos una receta que es exfoliante y muy nutritiva. Muchos de los ingredientes los hemos usado en otras recetas y otros no. Todos se pueden conseguir en droguerías sin mucha dificultad. Los que son de precios más elevados se usan en cantidades tan pequeñas que no se nota en el precio final.

La acción exfoliante es muy buena para nuestra piel, ya que le da mayor suavidad y colabora mucho en su renovación. También tiene componentes que son nutritivos y dan una excelente humectación a la piel.

Necesitamos una barra de jabón de coco, dos variedades de aceites: almendras dulces (2 cc) y de pachulí (5 gotas), un puñado de avena gruesa y colorante para jabón del color que más nos guste. También usaremos un molde, y la cantidad necesaria de vaselina líquida para facilitar el desmoldado, por lo tanto sólo la necesitamos para untar dicho molde.

Rallamos el jabón de coco y los separamos en dos mitades. Calentamos la primera mitad a baño María hasta que quede disuelto, siempre revolviendo. A esta preparación le agregamos la avena gruesa y lo vertemos en el molde previamente listo, dejando enfriar. Mientras tanto procedemos a calentar a baño María el resto del jabón, al que agregamos lentamente y revolviendo los demás ingredientes; una vez que el jabón quedó disuelto, retiramos del fuego. Lentamente agregamos esta mezcla en el molde.

Dejamos enfriar hasta que quede sólido y desmoldamos. Es importante no apurarse. Una vez que desmoldamos dejamos reposar un día y luego lo envolvemos en nylon cuando lo almacenamos.

Notarán que el jabón tiene una cara exfoliante (la de la avena) y otra nutritiva. Queda muy especial a la vista y es muy bueno para nuestra piel.