Herramientas y Materiales

Baldosas para suelos

baldosas-para-suelos.thumbnail

 Si vamos a instalar baldosas nuevas en el suelo, antes deberemos conocer las características de los principales materiales de que están hechas. De esta forma, pisaremos sobre seguro. La familia de las baldosas se dividen en tres grandes grupos: las tierras cocidas, las piedras y los grés.

Las tierras cocidas - están conformadas como el grés, pero a base de arcilla no vitrificable. Tienen un aspecto más rústico, son más porosas y menos duras. No se deben emplear para exteriores de zonas de bajas temperaturas. Si se someten al proceso de esmaltado, se vuelven un poco más resistentes y fáciles de mantener.

Las piedras – las más resistentes son el esquisto y el mármol. Otras piedras son el granito, el grés natural y algunas calizas duras. Para que el mármol sea sólido deberá tener un grosor mínimo de dos centímetros. Tiene un aspecto muy diferente según su lugar de origen, es muy poroso y muy frágil en presencia de ácidos o sales.

Los grés – existen tres tipos de grés: el cerámico, el estirado y el esmaltado. El grés cerámico se hace reduciendo a polvo la arcilla ya mezclada. Dicho polvo se pone en moldes y se somete a una fuerte presión. Luego se seca y se cuece. Resiste muy bien el ataque de los ácidos y es muy poco poroso. El proceso del grés estirado es distinto, la arcilla, en estado de pasta, es moldeada haciéndola pasar por un tubo del que sale en forma de barra. Luego se corta y se obtienen las baldosas, que son bastantes delgadas. Se secan y se cuecen. El grés esmaltado se hace como el cerámico, pero previo a cocer los baldosines se les aplica una capa de esmalte, mezcla de agua y vidrio, que aumenta el color y disminuye la porosidad de la baldosa.