Trucos

Barnizar una pared de ladrillo

Modern interior design of living room

Si tienes una pared de ladrillo en tu terraza o azotea es posible que con el tiempo se vaya deteriorando, por lo que sería aconsejable que para renovar su imagen le dieses una mano de barniz.

Las paredes de ladrillo visto suelen quedar genial y nunca pasan de moda. Ten en cuenta que se trata de un material muy utilizado en la construcción de los edificios. Este tipo de superficies se suelen reforzar cubriéndola con barniz, lo que no le restará nada de encanto. Sin embargo, conseguiremos una pared brillante.

Al barnizar los ladrillos estos estará mucho mas protegidos y además se taparán todas las imperfecciones que puedan tener. Antes de ponernos manos a la obra es preciso que los ladrillos se encuentren limpios y secos. Nos ayudaremos de un cepillo para frotar la pared en el sentido de las líneas de los ladrillos.

A continuación será el momento de lavar la pared. En el caso de que se encuentre en una terraza recurriremos a una bayeta mojada en agua y jabón, que acabaremos aclarando, pero si estamos en un patio exterior podemos lavar el ladrillo con una manguera. Con la presión será más sencillo retirar la suciedad.

Antes de barnizar la pared hay que dejarla secar o hacerlo nosotros mismos con un trapo. Cuando vayas al centro de bricolaje a comprar el barniz deberías de consultar con algún profesional cual es el más adecuado para este tipo de superficies. Con esta técnica que emplearemos podrás decorar las paredes a precios bajos.

A la hora de aplicarlo usaremos una brocha de pelo corto, aunque el trabajo será mucho más sencillo si utilizamos una pequeño rodillo de unos 8 centímetros. De esta manera conseguiremos una pared brillante y como nueva. Es preciso que tengas paciencia porque te llevará un poco de tiempo.