Restaurar

Cambiar el aspecto de tus puertas

Painting wooden door

Cansado de tener que vivir con las mismas puertas de siempre. Además de presentar un aspecto deteriorado es posible que tampoco combinen con la actual decoración de la casa. Por eso te proponemos cambiar el aspecto de éstas.

En realidad esta renovación se puede hacer de muchas maneras. La más común pasa por pintarla de algún color llamativo como puede ser el rosa o el verde. También existe la posibilidad de incorporar acabados como el hierro o la pizarra. El trabajo te exigirá sacar la puerta y colocarla en horizontal sobre dos caballetes.

En un intento de que combine con el resto de la estancia también se puede empapelar. Es menos común, pero resulta muy vistoso si acertamos con el papel. Tampoco deberías de descartar la posibilidad de cubrir la puerta con una funda de tela.

Un poco más de trabajo nos dará el cambio del pomo o manilla de la puerta. El cambio en el herraje te ayudará a conseguir una puerta con un aspecto totalmente distinto. Eso sí, hay que acertar con el modelo adecuado.

En las puertas con superficie lisa siempre se pueden colocar molduras. De hecho se pueden comprar en los centros de bricolaje unos kits que vienen con ellas cortadas a medida. Sólo será necesario que las encoles.

En el caso de que tu puerta tenga cristales siempre se le puede modificar su aspecto poniendo adhesivos electrostáticos. Algo similar ocurrirá con los vinilos adhesivos. Encontramos en el mercado una gran variedad de ellos, con distintos motivos, ya sean flores, letras, dibujos infantiles, vintage, etc. La transformación será al instante ya que bastara con pegar sobre la superficie. Los vinilos también son ideales para los muebles.

SI no tienes las cosas muy claras siempre puedes combinar algunas de las anteriores propuestas. Una opción es pintar la puerta y cambiar el pomo.