Reparaciones

Cambiar el lugar de apertura de la puerta del frigorífico

Frigorífico

Cuando compramos un nuevo frigorífico tenemos la posibilidad de escoger el sentido de apertura de la puerta según la forma de nuestra cocina y las posibilidades.

Sin embargo, si cambiamos la disposición de la cocina, o si movemos el frigorífico que ya tenemos a otra cocina, puede que no nos sea cómodo el sentido de apertura. Cambiar el lugar de apertura de la puerta del frigorífico es posible a partir de unos sencillos pasos, sin que tengamos que comprar un nuevo electrodoméstico para nuestra cocina.

 

 

 

 

Inclinamos

 

En primer lugar, desenchufamos en frigorífico y lo colocamos en el centro de la estancia con espacio suficiente para poder trabajar mejor.

Lo inclinamos ligeramente para poder retirar la bisagra de la parte inferior y poder desmontar así la puerta inferior. La puerta de abajo se retira fácilmente tirando hacia abajo hasta dejarla libre.

 

Bisagras

 

De la misma forma, retiramos los tornillos de las bisagras de la puerta superior, dejando el frigorífico totalmente despejado. Al extraer la puerta también tendremos que sacar el cable de conexión con cuidado de no romperlo.

 

 

Atornillamos
Quitamos todas las bisagras de los laterales, incluida la que queda en la parte superior de aparato. Tenemos que volver a colocar en el lado opuesto todas las piezas que hemos quitado, incluidos los embellecedores.

 

 

 

Pie

 

Una vez colocadas las bisagras bien atornilladas, sólo tendremos que volver a colocar las puertas en el nuevo sitio, sin olvidarnos de conectar el cable de la puerta superior. Para la puerta inferior, cambiamos también el eje de la parte de abajo fijando la bisagra en el lado contrario.

 

 

Tiradores

 

Como último paso, cambiamos también de lado los tiradores de la puerta, desatornillando de un sitio, y colocándolos en el otro.

Colocamos la nevera en su sitio, y la volvemos a enchufar para empezar a utilizar de una forma más cómoda en nuestra cocina.

 

Fotografías tomadas de Hogarútil