Trucos

Colocar correctamente los vinilos decorativos

Cómo colocar vinilos decorativos

Los vinilos decorativos son un tipo de decoración de paredes, muebles y otras superficies lisas, que están muy de moda actualmente. Su colación es muy sencilla, ya que son de fácil manejo, sin embargo, si queremos que el acabado sea perfecto, hay que tener en cuenta una serie de consejos sobre cómo colocar correctamente los vinilos decorativos.

Para colocar un vinilo decorativo no se necesita llamar a ningún profesional, ya que podemos hacerlo fácilmente en casa. Sí que es recomendable pedir ayuda a un amigo o a alguien de la familia, pero igualmente puede hacerlo una persona sola, actuando despacio y con paciencia.

Para vinilos de gran tamaño, el tiempo que se precise para su colocación total será mayor, pero paso a paso lograremos una colocación perfecta para que se vea mucho más bonito y dure más tiempo intacto.

Colocación de vinilos:

En primer lugar, debemos preparar bien la pared o la superficie dónde va a ser colocado el vinilo. Debe ser una superficie lisa, dónde pueda adherirse bien el adhesivo. Limpiamos bien la superficie, y la dejamos libre de polvo, de manchas y de cualquier humedad.

Mide la pared, y marca el lugar el exacto dónde quieres que quede el vinilo colocado. Para vinilos grandes, este paso es muy importarte para que quede centrado y colocado en el sitio perfecto.

1.- Identifica las dos láminas con las que cuenta todo vinilo decorativo: una parte adhesiva y otra como soporte -esta última no quedará pegada a la pared, se elimina al terminar-. Coloca el vinilo en la pared por la parte adhesiva, utilizando cinta de carrocero o cinta aislante para que no se mueva del sitio mientras trabajas.

2.- Asegúrate de que la lámina de soporte queda en el exterior. Ve separando la lámina del interior y fijando el adhesivo en la pared poco a poco, de esta forma evitarás que se estropee o que se pegue en el lugar incorrecto.

3.- Presiona el adhesivo sobre la pared con una espátula para asegurarte de que queda bien pegado y que no se forman burbujas de aire.

4.- Cuando esté todo el adhesivo pegado a la pared, quita la lámina de soporte, también con mucho cuidado y despacio. Asegúrate de que no ha quedado ninguna burbuja, y si hay alguna, pínchala con una aguja, y pégala bien con la espátula.

Ya tienes tu vinilo perfectamente colocado en tu lugar favorito de tu casa.