Herramientas y MaterialesIdeas

Colocar una mirilla en la puerta

spy hole or peephole view at door

Cuanto más protegida esté nuestra casa más seguros estaremos en su interior. Por eso te recomendamos colocar una mirilla en la puerta de entrada a tu hogar si aún no la tienes. De esta manera sabrás en todo momento quien llama al otro lado de la puerta.

Antes de nada hay que medir el grosor de la puerta para comprar la mirilla adecuada al tipo de puerta. No te sorprendas porque en el mercado existen una gran variedad de grosores, tamaños y colores, por lo que tendrás que escoger aquella que mejor se adapte.

A continuación nos tocará realizar un agujero guía con una broca más fina. De este modo evitaremos que la puerta se astille. También os recomendamos que antes de hacer cualquier agujero en la puerta hay que estar muy seguro de la altura precisa para instalar la mirilla.

La broca fina dejará paso luego a una del diámetro de la mirilla. Empezamos a hacer el orificio con una broca de metal, ya que conseguiremos que se asiente mejor y además estamos partiendo de un agujero más pequeño. Un consejo muy interesante es que empieces primero a taladrar por un lado de la puerta y sin llegar a atravesarla por completo la insertes luego por la otra cara. De esta manera obtendremos un agujero muy limpio, sin astillas. Puestos a realizar obra en tu casa te recomendamos que pongas puertas y ventanas a juego.

Lo más complicado ya está hecho, así que ahora tendremos que desenroscar los dos cilindros de la mirilla para introducirlos en el orificio que taladramos y volver a juntarlos. Recuerda que es preciso que la lente quede siempre en el lado de fuera de la puerta.

De esta manera tendrás una casa más protegida ya que habrás ganado en seguridad. Esta tarea apenas te llevará unos minutos y está al alcance de la mayoría de los manitas.