Trucos

Cómo acabar con el moho de la ducha

cleaning shower with scour pad

El baño es el sitio propicio para que aparezcan humedades y moho. El uso regular de jabones y el agua estancada hacen que azulejos y juntas se vean afectados por estas manchas negras. Nosotros te damos las claves para acabar con las humedades de la ducha.

Y es que en la ducha es donde aparece con más frecuencia el moho. Para acabar con él hay que mezclar en una botella o en un vaso vinagre con dos o tres cucharadas de bicarbonato. Cuando tengamos preparada la mezcla hay que esperar unos minutos antes de echarla sobre el moho y la silicona.

Gracias a ella conseguiremos acabar con las esporas y que el moho no vuelva a aparecer. Vertemos la mezcla y dejamos que actúe un poco más de media hora, para a continuación frotar con un cepillo de dientes. Podemos usar uno viejo que ya no nos valga. Cabe la posibilidad de emplear otro tipo de cepillo, pero estos al ser de menor tamaño nos garantizan llegar a todos los rincones.

Lo siguiente será enjuagar con agua caliente la ducha y secar las juntas y azulejos con una toalla caliente. Seguro que habrás apreciado que el moho no se acumula únicamente en las esquinas de la ducha, también aparece en la alfombrilla que empleamos para bañarnos. En ese caso lo mejor es meterla en un cubo con agua caliente, jabón y lejía. Dejaremos que la mezcla actúe 15 minutos antes de frotar con el cepillo. Las manchas negras de humedad son antiestéticas y pueden estropear hasta un baño muy moderno.

Nos hemos centrado en las esquinas de la ducha, pero ahora tenemos intención de limpiar los azulejos. Lo mejor es recurrir a la combinación de agua y lejía, para frotar con una esponja. Los restos que queden en las juntas se pueden eliminar con el cepillo. Como acabamos de ver se trata de una tarea bastante sencilla.