Trucos

Como aflojar un tornillo incrustado en madera

1551662525_699431751a

Cuando tenemos un tornillo atascado, nuestro primer impulso será intentar con más y más fuerza. Lo más probable, si insistimos, es que terminemos estropeando la cabeza del tornillo o el propio destornillador. Debemos ir intentando diversas formas de hacerlo, desde lo más simple a lo más complejo.

Primero ver si el destornillador es el adecuado. Debe encajar perfectamente en la ranura del tornillo, tanto en espesor como en profundidad. Si no tenemos uno que encaje exactamente, podemos limar uno. El mango debe quedar perfectamente ajustado.

¿No se mueve aún ?  Probemos lo siguiente: calentar la cabeza del tornillo con un hierro caliente (por ejemplo, un martillo). Cuando se empieza a enfriar un poco, intentemos de nuevo con el destornillador. ¿Nada? Si la cabeza del tornillo es lo suficientemente grande, golpearla con un punzón inclinado.

Si todo falló, lo último que nos queda es perforarlo. Para eso debemos emplear un barrena o mecha muy fina, luego una mayor y así hasta retirarlo. Saquemos los restos del interior con pinza pequeña y tengamos especial cuidado en no dañar la madera. Seguramente cada uno tiene algún método efectivo, pero con estas propuestas no habrá tornillo que se nos resista.