Reparaciones

Cómo agrandar el marco de una puerta

Puerta doble del jardín

Cuando se desea cambiar una puerta del hogar por otra puerta de mayor tamaño o mayor envergadura, las tareas de albañilería y bricolaje no entrañan una dificultad demasiado elevada. Cualquier manitas puede realizar esta tarea si cuenta con las herramientas adecuadas, y conoce el procedimiento a seguir para agrandar el marco de una puerta. Síguelo paso a paso.

El primer paso será escoger la nueva puerta que queremos colocar. Por ejemplo, si queremos cambiar una puerta normal que dé al jardín o patio trasero de una casa, por una puerta de doble hoja de mayor tamaño, debemos encontrar la puerta perfecta que vaya acorde con la decoración de nuestra casa, y que sea la más adecuada para la nueva utilidad que le vayamos a dar.

Una vez escogida la puerta que vamos a colocar, comenzamos las obras de albañilería en casa.

Para comenzar, retiramos la puerta antigua, y el marco de ésta, y su correspondiente zócalo, con la ayuda de una palanca. Quitamos los clavos del zócalo, ya que las piezas de madera podrán utilizarse para la instalación de la nueva puerta.

Retiramos también los listones de madera verticales del premarco -los que quedan directamente unidos a los ladrillos de la pared- ayudándonos con cincel y martillo. Calculamos el tamaño del hueco que es necesario ampliar en la pared, según el tamaño de nuestra puerta nueva. Tan sólo bastará con señalar en la pared dónde tenemos que hacer el corte, utilizando un nivelador para que quede completamente recto.

Desgastamos la superficie de ladrillo de la pared marcando la línea de corte con un cortador eléctrico, utilizando una hoja de corte adecuado para el tipo de material que estamos cortando. Y para eliminar el trozo de pared que queremos, rematamos con el martillo y cincel, rompiendo el tabique que sobra.

Colocamos las piezas de madera del premarco directamente sobre el ladrillo del muro, clavando con unas puntas. Los huecos que hayan podido quedar entre la madera del premarco y el muro, los podemos rellenar con espuma de poliuretano. Cuando haya secado, retiramos el sobrante que ha quedado por fuera con la ayuda de un cúter.

Tan sólo nos queda colocar el nuevo marco de la puerta, la puerta sobre éste, y reparar los pequeños desperfectos que hayamos producido en la pared, cubriendo con yeso, y pintando la pared cuando haya secado.

En tan sólo unas horas podremos disfrutar de una nueva puerta en nuestro hogar, con estos sencillos pasos de montaje. ¿Te atreves a hacerlo?