Trucos

Cómo ahorrar con los limpiadores caseros

Cómo ahorrar con los limpiadores caseros

Todos los veranos voy a Santiago de Compostela a visitar a mis primos, especialmente al Festival de Santiago. Es una tradición familiar juntarnos todos los que podemos para esas fechas. El verano pasado mi prima me ha hecho un desafío. En general soy de usar limpiadores caseros, pero no los usaba en exclusividad. Me ha desafiado a usar por un mes lo de siempre, pero anotando el gasto de productos. Luego hacer lo mismo en un mes (o más, para evitar el error de períodos breves) usando solo productos caseros.

Buenos productos por pocos euros

La comparación de gastos es tan contundente que os invito a ser más amigables con el planeta usando estos productos  y más amigables con el bolsillo. Lo que os puedo afirmar es que el resultado de la limpieza en si, es superior con los productos caseros.

Elementos necesarios

Son muy pocas las cosas que hay que comprar para fabricar estos productos. Una de ellas es el vinagre de alcohol. Por lejos es el mejor limpiavidrios, pero además forma parte de muchas otras recetas importantes.

El siguiente ingrediente clave es el amoníaco de uso doméstico (bien vale la aclaración). Lo que es importante en este caso es no olvidar que tiene un olor muy fuerte, por lo que siempre lo vamos a usar en ambientes muy ventilados y usando protección tanto en manos como tapabocas. Es el mejor aliado de toda limpieza a fondo.

El restante es el bicarbonato de sodio. Sirve para hacer limpiadores específicos, pero también como hemos visto hace poco, hasta para desatascar una tubería.