Reparaciones

Cómo arreglar el pestillo de una puerta

latch

A veces el pestillo de una puerta se desgasta y deja de funcionar adecuadamente. Hoy veremos cómo solucionar este problema y cómo cambiarlo por uno nuevo si estuviese roto.

Problemas con los pestillos

Antes de cambiar el pestillo por uno nuevo podemos intentar solucionar el problema si averiguamos la causa para así poderlo arreglar.

Cuando observemos que un pestillo se atasca o no cierra correctamente lo mejor es desmontar el mecanismo. De este modo podemos ver si existe suciedad en la zona y en el caso de que sea así limpiarla para que vuelva a funcionar. También tenemos que ver los herrajes y lubricarlos si fuese necesario. 

En otras ocasiones el problema se puede deber a que existe una mala alineación entre la puerta y el marco debido a que la puerta se ha descolgado. Si esto sucede lo mejor es desmontar la puerta y volver a ponerla de forma correcta utilizando por ejemplo unas arandelas.

Las bisagras por su parte también pueden ser la causa, ya que si estas se aflojan tendremos un problema de encaje. Si es así tenemos que reforzar las bisagras o cambiarlas por unas nuevas.

El pestillo también puede dar problemas si existe deformación por encorvado de la puerta. Aquí será necesario desmontar la puerta y colocarla en unos caballetes con la parte deformada hacia arriba, sobre la cual pondremos algún objeto pesado para que vuelva a su sitio.

Instalar un nuevo pestillo

Si el problema se debe a que el mecanismo está roto entonces sí que será necesario cambiarlo por uno nuevo.

Para instalar un nuevo pestillo debemos tener en cuenta que lo mejor es empezar a trabajar en la puerta y luego en el marco. En la puerta debemos soltar la placa base del pestillo y marcar su posición. Después lo fijamos con unos tirafondos y en caso de que tenga un embellecedor lo colocamos también.