Reparaciones

Cómo arreglar los desperfectos con masilla

putty

Uno de los problemas que nos encontramos en casa cuando renovamos la decoración o cambiamos los muebles y los cuadros es que aparecen pequeños desperfectos causados por el taladro, las chinchetas, los clavos, etc. Hoy os enseñamos a disimularlos eficazmente con un producto denominado masilla. De este modo no tendremos miedo a cambiar la decoración del hogar cuando nos apetezca. Es un producto fácil de utilizar y que se suele usar en pequeñas cantidades, por lo que un tubo de masilla puede durarnos bastante tiempo. Lo mejor es adquirir la tan socorrida masilla de relleno en una tienda especializada.

Qué es la masilla de relleno

La masilla es perfecta para reparar agujeros, tapar grietas y alisar superficies. Lo habitual es poner un poco de masilla en el agujero, esparciéndola con una espátula. Debemos dejar que la masilla actúe durante al menos veinticuatro horas para que esté completamente seca. Después tenemos que lijar las zonas donde hayamos aplicado la masilla para lograr una pared lisa y uniforme, evitando además que queden manchas de masilla. Por último, limpiaremos la pared con un trapo para quitar el polvo y poder pintarla.

Un producto para cada material

Las paredes de ladrillo se tratan con una mezcla de arena y cemento que se debe introducir en los huecos con la ayuda de una espátula. Cuando se seque podemos pintar del mismo color que el resto de la pared.

En la madera se recomienda aplicar primero un producto que tape los poros de este material y a continuación rellenar los huecos con una pasta de madera que sea del mismo color. Para finalizar, una vez seco, debemos pasar un papel de lija que alise la madera.

En el caso de querer reparar yeso o escayola pondremos una masilla de color blanco que se puede adquirir en las tiendas.