Reparaciones

Cómo arreglar pequeñas fugas en las tuberías

arreglar tubería

En el caso de que alguna tubería sufra una pequeña fuga o cuente con grietas es necesario que nos pongamos manos a la obra lo antes posible. Si la avería no sea muy grave podremos arreglarla nosotros, de lo contrario tendríamos que dejar el trabajo en manos de un fontanero.

Cuando la gotera se encuentre cercana a la unión de tuberías, lo mejor es apretar un poco el tubo. Cuando se encuentre en otra zona tendremos que emplear una serie de herramientas, aunque esta operación no implica más dificultades. Tampoco es necesario contar con grandes conocimientos en fontanería, porque es una solución más bien provisional.

Los materiales necesarios que usaremos son el papel de lija, masilla Epoxy, cinta aislante adhesiva y un paño limpio. Antes de ponernos con esta tarea hay que cerrar la llave de paso del agua para que no siga goteando. Con un trapo limpio secaremos la zona de la tubería afectada y nos ponemos a lijar para acabar con los posible sedimentos que tenga.

Esto nos permitirá que la cinta adhesiva que colocaremos a continuación se fije mucho mejor. Hay que ponerla en la tubería, intentando que cubra dos pulgadas por encima y otras dos por debajo. La zona afectada la apretaremos fuerte con la cinta, creando además varias capas.

Ahora tendremos que echar mano de la masilla Epoxy. Una vez que se amase bien hay que extenderla por la tubería, frotándola varias veces para que selle bien la zona deteriorada. Comprueba que se quede bien pegada porque de lo contrario no serviría de nada. Además de arreglar las tuberías hay que prestarle atención al diseño y el orden de la cocina.

Antes de volver a abrir la llave del agua hay que esperar al menos un par de horas. Esta pequeña reforma es temporal y solo debe de aplicarse para aquellas fugas que son pequeñas. Para una avería más grave hay que ponerse en contacto con un profesional.