Reparaciones

Cómo arreglar una pata de una silla o una mesa que cojea

Depositphotos_21094479_xs

A veces tenemos en casa una silla o una mesa que cojea, causándonos molestias tanto de ruido como de comodidad y estabilidad. Hoy os enseñamos a localizar el problema y a solucionarlo fácilmente.

Causas y soluciones cuando una pata cojea

En primer lugar debemos hallar la causa del problema, descartando que se produzca porque el suelo no esté nivelado correctamente, para lo cual llevaremos la silla o la mesa a otra estancia de la casa y comprobaremos si sigue cojeando.

Una vez que tengamos la certeza de que el problema es del mueble y no del suelo, debemos revisar los tacos, ya que en ocasiones se desgastan. En este caso tenemos que sustituir los tacos desgastados por otros nuevos, aunque también podemos subsanar el problema simplemente utilizando un corcho que cortaremos según la medida que necesitemos. Debemos pegar el corcho con cola y dejarlo secar el tiempo necesario.

El problema también se puede deber a que los tornillos que sujetan las uniones se hayan aflojado o el pegamento de las mismas se haya desgastado. La solución sería atornillar de nuevo o volver a unir las piezas con cola de carpintero que podemos encontrar en nuestra ferretería o tienda especializada.

Otras opciones

Cuando una pata es más corta lo mejor es recortar o serrar el resto de las patas, siempre midiendo la diferencia exacta, y añadiendo el mismo taco a todas ellas para obtener un resultado perfecto. De hecho esta es la opción más recomendable ya que no se ven parches ni diferencias de unas patas respecto a otras.

Por último siempre podemos alargar la pata más corta, para lo cual mediremos la diferencia y buscaremos un taco del mismo grosor que pegaremos a la pata que cojea, solucionando así el problema.