Trucos

Cómo saber si una cuna es segura

Depositphotos_15878539_l

Las cunas, además de bonitas, deben ser estables y seguras, ya que el bebé pasa muchas horas dentro y tenemos que estar tranquilos. Hoy os damos las claves para asegurarnos de que la cuna no suponga ningún peligro para el bebé.

Consejos para una cuna segura

La cuna debe cumplir las normas europeas de seguridad.  Además, la cuna debe haber superado los controles de calidad y tener su correspondiente distintivo

Es importante que la cuna del bebé sea estable y que el suelo donde la coloquemos también, por eso antes de ponerla debemos comprobar que el suelo es firme y que la cuna se mantiene correctamente.

Antes de colocar al bebé debemos comprobar que todos los tornillos, los remaches, muelles y otras medidas de sujeción están bien y cumplen las distancias establecidas.

Otros consejos útiles

Muchas veces nos dan una antigua cuna familiar. En este caso es muy importante comprobar que la cuna no tenga salientes, ni esquinas que puedan cortar o bordes donde sea posible que la ropa se enganche.

Asimismo debemos asegurarnos de que las cunas de madera no tengan astillas ni tornillos que sobresalgan, un peligro. Además la altura mínima debe ser de sesenta centímetros desde la base del colchón hasta la parte superior de los barrotes para evitar caídas. Muchas cunas tienen dos alturas regulables, por lo que bajaremos el colchón cuando notemos que el bebé empieza a incorporarse.

La distancia entre los barrotes debe ser de entre cuatro y seis centímetros para que no quepa la cabeza del bebé.

El colchón tiene que estar ajustado sin que haya huecos. Si ponemos protectores de golpes debemos sujetarlos muy bien, evitando los lazos o partes sobrantes.

Y por último no debemos colgar lámparas, estanterías o cualquier otro elemento encima de la cuna, ya que podrían caer sobre el bebé.