Herramientas y Materiales

Sierra caladora, cómo calar madera

Toy Jig Saw on white Background

Se puede decir que si hay una herramienta que me ha costado mucho comenzar a usar, pero que me ha dado enormes satisfacciones y que me preocupo en encontrar cosas para hacer con ella, es la sierra caladora. Debo confesar que me daba mucho miedo. Entre que involucra un dispositivo que se desplaza a gran velocidad (en el sentido vertical) y que tiene un elemento de corte, solo podía sentir esas características como las únicas. Una vez que la compré, la usé con tanto miedo que el resultado fue horrible y el alivio enorme al dejar de usarla. Pero un día me propuse practicar hasta dominarla. Desde ese día hasta hoy no he parado, teniendo siempre claro, por supuesto, que la sierra caladora, es una herramienta que hay que usarla con cuidado.

Para realizar un lindo diseño

Supongamos que queremos hacer un diseño en una madera, que implica calarla. Por ejemplo, queremos que la tabla de esas mesa del jardín tenga una pequeña flor calada en cada uno de los ángulos, por poner un ejemplo. No es para nada complicado y obviamente, nos da un sinfín de opciones para todo tipo de trabajos. Eso si, tenemos que estar algo familiarizados en el uso de la sierra caladora.

El primer paso es tener  los elementos de seguridad

Luego podermos elegir un diseño y transferirlo a la madera, con un lápiz. También podemos dibujar a mano alzada si somos buenos en eso. Tengamos en cuenta comenzar por algo no tan complicado, ya que el diseño de la madera será protagónico y debe quedar muy bien

Lo único que debemos hacer para lograr un buen calado, son dos perforaciones con el taladro, en cualquier sector del diseño. Por estas perforaciones es que vamos a introducir y retirar la sierra caladora. Podemos hacer más perforaciones, pero obviamente no debemos tocar el diseño. Solo nos queda introducir la hoja y seguir las líneas del dibujo. Seamos prolijos y pacientes pero es muy fácil.

Una vez que hemos terminado vamos a lijar un poco el interior de la superficie que hemos calado, ya que puede quedar con ciertas irregularidades. Luego lo pintamos o barnizamos de acuerdo al plan que hemos hecho.