Herramientas y MaterialesIdeas

Como cambiar el color de las flores

Armar arreglos florales es algo muy entretenido y que nos permite decorar, aunque en forma efímera, casi cualquier ambiente o evento. Hay quienes compran flores semanalmente porque les gusta verlas en casa y otros que solo cuando tienen una ocasión especial. Para cualquiera de ambas situaciones os daré una idea o un pequeño curso, que permite jugar con más variantes que las que la naturaleza nos ofrece. Se trata de aprender a cambiar el color de las flores, de un modo muy simple y barato, solo necesitamos practicar un poco hasta dar con lo que buscamos.

Solo vamos a necesitar colorante del que se usa para repostería. Lo importante es usarlo en la concentración adecuada, cosa que tenemos que ir tanteando un poco para cada tamaño de flor o variedad. Las flores ideales para cambiar el color son las que son blancas, especialmente claveles y rosas.

Lo que hacemos es disolver en un recipiente adecuado un vaso de agua con unas 20 gotas de colorante. Obviamente que para cada color vamos a preparar una mezcla diferente en recipientes diferentes. Cortamos el tallo en forma adecuada como siempre  y dejamos la flor con el tallo sumergido en esa solución. Claro que hay que tener un poco de paciencia ya que los cambios notorios pueden tardar entre uno a dos días.

Transcurrido ese plazo veremos como los pétalos van variando de color. Se requiere de cierta práctica para conseguir algunos tonos en especial, pero es solo cuestión de ir probando en casa con las concentraciones de color y tamaño de flor.