Reparaciones

Cómo cambiar el cristal de una ventana

reparar ventana rota

Un golpe de viento y el cristal de la ventana se nos rompe. El disgusto es mayúsculo, sobre todo porque pensamos que no podremos solucionarlo nosotros mismos. Estás muy equivocado. Cambiar el cristal de la ventana es más sencillo de lo que parece.

Bastará con que reúnas los materiales y herramientas necesarios, además de contar con un poco de maña. Lo primero que haremos será tomar las medidas de la ventana. Hay que ser muy exactos para luego no tener problemas a la hora de encajarlo. Necesitas saber el ancho y alto de los marcos, además de la profundidad de los carriles.

Antes de colocar el cristal hay que retirar el viejo. Pondremos por todo el borde de la ventana cinta de carrocero y también en forma de cruz. De esta manera conseguiremos que no se rompa. Quitamos la silicona y masilla que tenga alrededor del cristal y para ello nos ayudaremos de una espátula. Rascaremos poco a poco. Una vez hecho esto podremos quitarlo con facilidad.

Ahora nos tocará poner el nuevo cristal. Será preciso quitar los marcos o junquillos donde vaya colocado. Emplearemos el mismo material de sujeción que ya tenía el anterior cristal. Suele ser masilla o silicona. En el caso de que sea la primera opción necesitaremos un kilo para cubrir unos 3,5 metros del marco de la ventana. La echaremos por todo el borde del cristal y del marco.

Para conseguir el mejor acabado posible nos ayudaremos de los dedos o de una espátula. Así la dejaremos totalmente lisa. Antes de darle mucho uso a la ventana dejaremos que se seque bien esta pasta. Puede que tarde hasta una semana. Si optas por usar silicona, deberás de aplicarla cuando el cristal ya esté colocado en los marcos. Antes de hacer un uso normal de las ventanas dejaremos que se seque dos días. Ahora ya podrás vestir tus ventanas.