Reparaciones

Cómo cambiar el enchufe de un electrodoméstico

pela

Muchas veces el mal uso, como la costumbre de retirar el enchufe de la pared tironeando del cable, o por el simple deterioro normal; hace que estos dispositivos requieran ser sustituidos. La buena conservación de un electrodoméstico, e incluso la seguridad (ya que un cortocircuito puede ser muy peligroso) nos obliga a chequear periódicamente el estado de los enchufes. El procedimiento de cambio es sumamente sencillo.

Solamente necesitamos destornillador, pelador de cables y el enchufe nuevo. Retiramos el tornillo que cierra el enchufe. Algunos son cerrados a presión, en ese caso, simplemente con el destornillador aplicado en uno de los laterales (en la unión de ambas piezas) retiramos la tapa.

Una vez abierto tenemos expuestos los tres cables, uno central (verde y amarillo), diferente a los laterales. Los tres están ajustados con tornillos más pequeños. Los retiramos y procedemos a cortar y pelar el extremo distal del cable, dándole suficiente extensión al sector que queda pelado como para poder insertarlo en el nuevo.

Abrimos de igual forma el enchufe nuevo, y colocamos los tres cables con el único cuidado de poner el de tierra (verde y amarillo) en el centro. Ajustamos los tornillos pequeños firmemente, chequeando que los tres queden bien fijos. Para eso, tiramos suavemente. Una vez que estamos seguros que quedó bien, cerramos y enchufe nuevo, y trabajo terminado.

A veces nos sucede que al abrir el enchufe que queremos cambiar vemos que uno de los cables está suelto. Si no hay señales de deterioro en el enchufe, no es necesario cambiarlo. Sino habrá que adicionar esa tarea a todo el proceso antes mencionado, sólo por custiones de seguridad. Restará en el primer caso, solamente pelar los cables y volverlos a colocar ajustando muy bien.