Herramientas y Materiales

Cómo cambiar la junta del lavabo cuando está sucia

Lavabo

Con el uso continuado del baño, a pesar de la limpieza a fondo semanal, en ocasiones es imposible quitar ciertas manchas de humedad que afean el aspecto de nuestro lavabo. Si quieres saber cómo cambiar la junta del lavabo cuando está sucia, y así conseguir un efecto más higiénico y limpio en el baño, sigue estos simples pasos.

Las juntas de silicona blanca de los baños se ensucian con la humedad, y con el tiempo se hace cada vez más difíciles de limpiar por completo. Para evitar que se ven ennegrecidas, pueden cambiar por completo, volviendo a tener su color blanco impecable inicial, y haciendo que el baño se vea más limpio.

En primer lugar hay que eliminar toda la silicona antigua que se pueda, apurando al máximo en los bordes con un cúter bien afilado. Limpiamos bien con el limpiador de baño habitual, para eliminar los restos de silicona y toda la suciedad que pudiera haber entre los azulejos de la pared y la silicona. Para poder eliminar todos los hongos de esta zona y evitar que salgan, la mejor forma es pasar un paño con lejía después de la limpieza a fondo.

Colocamos cinta de carrocero en los azulejos de la pared de toda la superficie dónde tendremos que renovar la silicona, y a continuación aplicamos la nueva silicona por todo el filo del lavabo, sellando bien el borde para evitar que pueda penetrar agua y suciedad.

La mejor silicona para utilizar en los baños es la que venden en tiendas de bricolaje como resistente al moho, de esta forma no volverá a crecer moho en la silicona de las juntas, haciendo que vuelvan a oscurecerse.

Antes de que se seque la silicona, inmediatamente después de aplicarla, mojamos un dedo con agua con jabón, y lo pasamos sobre la silicona fresca alisando el producto contra la junta, consiguiendo que quede bien sellada.

Retiramos la cinta de carrocero, y esperamos a que el producto se seque en algunos minutos. El lavabo tendrá un aspecto totalmente nuevo nada más terminar.