Restaurar

Cómo cambiar un azulejo roto

tiling

En alguna ocasión es posible que nos veamos obligados a cambiar un azulejo roto. Es algo muy común en cualquier cocina o baño, sobre todo si lo has taladrado para colgar un reloj o una estantería.

Lo bueno de todo esto es que no será preciso sustituir toda la pared, bastará con sustituir el deteriorado. No dejes que una fractura o un agujero antiestético en el azulejo siga ‘manchando’ la pared de tu cocina. Es posible que anteriormente le hayas dado vida a la pared colgando un cuadro o cualquier otro elemento.

Para poder comenzar esta tarea es necesario que tengamos a mano una pieza nueva. Siempre que se azuleja una pared aconsejan guardar unas cuantas para los imprevistos que puedan surgir en el futuro.

Lo siguiente nos llevará a retirar el azulejo deteriorado trozo a trozo, y para ello nos ayudaremos de un martillo y un cincel. Hay que hacerlo con mucho cuidado, ya que durante este proceso se podría dañar o mover alguna de las piezas que se encuentran a su alrededor. Una vez que consigamos retirar por completo los restos del azulejo habrá que limpiar bien la zona de la pared que nos queda al descubierto. Es probable que tenga restos de polvo o adhesivo. De esta manera nos garantizaremos una mayor fijación cuando coloquemos el azulejo nuevo.

Ahora habrá que echar en la parte posterior del azulejo que vamos a poner en la pared un adhesivo de montaje, para a continuación colocarlo en su posición, presionando durante varios segundos para garantizarnos de que quede bien sujeto.

Una vez que se haya secado bien tendremos que rellenar con una masilla especial las juntas. Lo siguiente será pasar por encima el dedo para perfilar la masilla y retirar el sobrante. Apreciarás como después de esta operación el acabado es perfecto. Esperamos a que la masilla se endurezca y el nuevo azulejo pasará desapercibido entre el resto de piezas que componen la pared.