Herramientas y Materiales

Cómo clavar correctamente

Nailing

Hay cosas que todo el mundo cree saber. Una de esas cosas que parecen obvias, es clavar un clavo, parecería que no es necesario aprender nada. Solo se trata de sujetar el clavo con los dedos, golpear con un martillo y listo. Claro que muchas veces vamos a agrietar la madera, dejarle marcas de golpes y ni hablar de nuestros propios dedos. Cuando no ocurre todo eso, al levantar las maderas clavadas, nos quedamos con una de ellas en la mano. Pues, veamos como se debe hacer.

El primer paso

Definir el trabajo, por ejemplo hacer una estantería y aprovechar la  escalera, luego  tener la herramienta de  carpintería adecuada y cuando vamos a trabajar,  sujetar bien el clavo  de modo de hacerlo en forma perpendicular a la madera. Al martillo se sujeta desde la base del mango, lo más lejos de la cabeza. Se golpea con firmeza, pero haciendo el movimiento con el antebrazo y no con la muñeca. Quien se debe flexionar es el codo.

Evitar los golpes en los dedos

Si no somos expertos, una buena idea es sujetar el clavo durante los primeros golpes con una tenaza de clavos. Para que no se agriete la madera al clavar una fila completa no se debe trabajar sobre una única veta.

Para ocultar el clavo vamos a usar los de cabeza ovalada. Se los clava hasta que queden al ras  y luego con un botador de clavo se lo oculta. Solo nos resta colocar un poco de masilla para ocultar el orificio.

Cuando estamos uniendo piezas de desigual tamaño, la más pequeña o delgada es la que vamos a usar para introducir el clavo. Siempre hay que tener en cuenta si no nos conviene usar tornillo, de acuerdo al trabajo o la fuerza que tiene que soportar la unión.