Trucos

Cómo colgar las cortinas

Hanging curtains

Las cortinas son un elemento muy importante en el hogar, ya que, además de decorar, nos aportan privacidad y son aislantes tanto del frío como del calor.

Consejos prácticos

Si las cortinas son nuevas, lo primero es lavarlas con agua fría y plancharlas, puesto que podemos llevarnos una desagradable sorpresa si las cortamos y colgamos, y posteriormente, al lavarlas, se encogen.

Debemos realizar el máximo de mediciones, como la distancia de la parte de arriba del marco de la ventana hasta el suelo, el ancho de la ventana (con marco y sin marco), la distancia entre el marco exterior y la pared, así como el largo de la ventana (con marco y sin marco).

Sistemas para fijar las cortinas

Los portavisillos son ideales para cortinas que no pesen y sean pequeñas. Se trata de unas varillas que se colocan sobre los marcos de la ventana. Se pueden atornillar, pegar o sujetar por presión. Suelen ser extensibles, por lo que se adaptan a diferentes medidas, y se introducen por los dobladillos de las cortinas (no se requieren ni ganchos ni pinzas)

Las barras sujetan las cortinas utilizando anillas o ganchos. Pueden ser de madera, resina o hierro forjado y permiten colgar cortinas largas. Para colocarlas tenemos que trazar una línea horizontal con una regla y un nivel de burbuja, eligiendo la altura. A continuación, señalamos los puntos de fijación (equidistantes con respecto a la ventana) e instalamos las fijaciones según los puntos señalados. Después procederemos a colgar la barra de las cortinas, instalándola como mínimo a unos diez centímetros sobre el marco de las ventanas.

Los rieles se colocan en el techo y poseen unas guías que se mueven mediante un cordón, sujetando las cortinas mediante unos ganchos. Es el sistema perfecto para cortinas muy pesadas o cuando disponemos de poco espacio en relación al techo.