Trucos

Cómo colgar un cuadro

Moving house: Couple hanging picture on wall

Los cuadros son uno de los elementos decorativos que más dicen de nosotros en el hogar. Os describimos unos sencillos pasos para que queden perfectos cuando vayamos a colgarlos.

Consejos

Lo primero es ver si el cuadro se adapta estéticamente a la estancia elegida y decidir el lugar exacto donde lo queremos colgar. El tamaño del cuadro es fundamental, ya que, lógicamente, si ponemos un cuadro muy grande en una habitación no muy amplia ésta parecerá aún más pequeña. Lo ideal para estas estancias es colgar los cuadros en disposición vertical, ya que así dará la sensación de mayor altura. Por otra parte, la altura de los ojos es la idónea a la hora de colgar un cuadro.

Además, dependiendo del tamaño del cuadro, tendremos que poner uno o dos puntos de sujeción. Los cuadros más pequeños pueden sujetarse por un solo punto, procurando que esté centrado para evitar que se incline. Si el cuadro es grande o pesado utilizaremos dos puntos de sujeción. Es importante asimismo utilizar un nivel para comprobar la horizontalidad de los cuadros.

Técnicas para colgar un cuadro

Si el cuadro es pesado probablemente deberemos utilizar un taladro para agujerear la pared, evitando siempre los cables y cañerías. La profundidad y diámetro dependen del tamaño de la alcayata, un tipo de clavo especial ideal para este sistema. Debemos taladrar cuando la pared sea de ladrillo, piedra, azulejo o mármol.

Si se trata de un cuadro pequeño o mediano no muy pesado podemos recurrir a los tan socorridos cuelga fáciles, que se clavan en la pared dando un solo golpe con un martillo. Es el sistema más adecuado para paredes de yeso, hormigón o madera.

Por último podemos utilizar un sistema de rieles que se coloca de forma horizontal en la zona superior de la pared. De dichos rieles cuelgan unos finos hilos con ganchos en los extremos que permiten sujetar los cuadros.