Ideas

Cómo conservar los toldos

four different color vector awnings

Los toldos nos ayudan a protegernos del exceso de calor y luz en el hogar. A medida que va llegando el frío comenzamos a utilizarlos menos, pero además, factores como la lluvia y las bajas temperaturas, pueden estropearlos. Veamos cómo cuidarlos correctamente.

¿Se pueden quitar los toldos y guardarlos?

Cuando comience a llegar el invierno, y si no vamos a utilizar los toldos durante varios meses, podemos quitarlos de su estructura. De este modo evitamos que el frío, la lluvia, el granizo, el viento y otros factores los estropeen. Si optamos por esta opción debemos guardarlos en plástico para una mejor conservación, pero siempre procurando que el toldo esté limpio y totalmente seco para prevenir la aparición de moho y hongos.

Limpieza del toldo

También podemos mantener el toldo en su estructura durante los meses más fríos, pero procurando seguir unos consejos en cuanto a su limpieza y cuidados.

De hecho, si queremos que nuestros toldos nos duren el máximo de tiempo tenemos que limpiarlos de forma frecuente. Podemos utilizar, si la altura del toldo lo permite, un plumero o un trapo para retirar los restos de suciedad y polvo. También la aspiradora es útil, siempre y cuando la utilicemos a muy baja potencia para que no rompa la tela del toldo.

Si el toldo tiene manchas o está sucio por la lluvia tenemos que limpiarlo con un trapo humedecido en agua y jabón neutro. A continuación debemos retirar con agua los posibles restos de jabón y dejarlo secar totalmente, para lo cual lo mantendremos extendido. De este modo evitaremos que aparezca moho.  Además, podemos adquirir un producto para evitar los hongos en el toldo.

Es recomendable que apliquemos otros productos en los mecanismos de sujeción del toldo, como lubricantes y productos para prevenir el óxido.