Reparaciones

Cómo cuidar las gafas y hacer pequeñas reparaciones

Broken glasses isolated on white

Las gafas, sean de sol o graduadas, son elementos más que importantes. Las de sol protegen nuestra vista (o al menos así debería ser, ya que solo debemos usar las de buena calidad) de los dañinos rayos ultravioletas. Las gafas graduadas corrigen los problemas de visión que tenemos por uno u otro motivo. El punto es que son caras, hay que cuidarlas muy bien y saber como hacer esas pequeñas reparaciones, siempre dejando claro que pequeñas, que nos harán ahorrar unos cuantos euros. El punto clave es prevenir.

Usar un estuche rígido nos ahorra la mayoría de los pequeños accidentes

En general el interior de estos estuches es muy suave, pero en caso de no serlo  y para evitar dañar las gafas en si mismo, es mejor colocar un paño de microfibra. Este estuche es muy importante dejarlo siempre en el mismo lugar y no en un sitio peligroso, donde otra persona puede llegar y apoyar sobre el un elemento pesado. Parece obvio pero no lo es.

Nunca dejamos las gafas apoyadas sobre el cristal, por razones muy obvias

Las reparaciones que podemos hacer son de las bisagras, que se pueden aflojar o perder algún pequeño tornillo, o el mecanismo se ha endurecido. Para hacer estas reparaciones debemos comprar un kit que ya viene con destornillador adecuado y pequeños tornillos. Cuesta unos tres euros.

Si estamos ajustando un tornillo que se ha aflojado o colocando uno nuevo, hay que recordar no hacer mucha presión porque podemos romper todo el mecanismo. Siempre se trabaja con cuidado extremo.

Si la bisagra se ha endurecido, la desmontamos y limpiamos pieza a pieza, no es complicado pero hay que tener paciencia. Trabajamos siempre sobre una mesa despejada, sobre la cual podemos colocar un papel blanco, de modo de ver muy bien las pequeñas piezas.

Si te preguntas cómo ser mejor contigo mismo, ser una persona cuidadosa que desarrolla nuevas habilidades, es un interesante camino.