Trucos

Cómo cuidar las vigas de madera

Living  two rooms with water view and brick fireplace.

Las vigas de madera, además de sostener la estructura de la casa, aportan calidez y son un elemento decorativo muy apreciado en la actualidad, por lo que se suelen dejar a la vista. Es fundamental cuidarlas correctamente para que se conserven en perfecto estado.

Normalmente las vigas en España suelen ser de abeto, pino, roble, olivo y castaño. De todas formas siempre se recomiendan que sean de roble, que puede durar siglos y es muy resistente, sobre todo si es viejo y seco.

Cabe destacar que entre los peligros que más afectan a las vigas de madera se encuentran la humedad, la carcoma, los parásitos y las polillas.

Limpieza de las vigas de madera

Las vigas se pueden limpiar con la aspiradora y una brocha pequeña. Después aplicaremos un protector de madera, mate o brillante, adecuado a las características de nuestras vigas, y que además ejerce un efecto sellador para que duren más tiempo.

Y si las vigas están afectadas

Lo primero es observar, con la ayuda de una escalera, la zona superior de las vigas para ver si tienen desperfectos, decoloraciones, insectos o humedades. En caso de que la madera tenga daños debemos retirar todas las partes afectadas y las de alrededor, reemplazándolas por madera nueva del mismo tipo.

Asimismo podemos raspar con un cuchillo la zona superior de la viga que esté más cerca del techo. Si cuando raspamos con el cuchillo observamos que salen con facilidad trozos de madera puede haber problemas de madera podrida. En este caso lo más adecuado es arreglar la viga retirando las partes dañadas y rellenado a continuación con una mezcla de relleno de madera comercial con la ayuda de una espátula. Después, una vez que el producto se haya endurecido y secado totalmente, debemos lijar y pintar para que no se note el arreglo.