Ideas

Cómo elegir los colores interiores de una vivienda

dormitorio

Al elegir el grado de claridad de la pintura a utilizar, es necesario considerar la iluminación de la estancia. El  tamaño de las aberturas y su orientación  son las principales guías en este sentido. Podemos clasificar los colores en fríos y cálidos.

Son fríos el azul, el verde, el azul verdoso y el gris hielo. Los amarillos, los  rojizos y el beige intenso son de efecto cálido. Entre estos dos grupos se encuentran las distintas tonalidades  pastel.

No existen reglas fijas que definan cuando es mejor aplicar  colores fríos o cálidos, pero se deben tomar en cuenta ciertas consideraciones. Para las habitaciones con poca o moderada iluminación  debemos elegir colores cálidos, pero en tonos claros. En las habitaciones orientadas al sur, sobre todo si tienen ventanas de gran tamaño, el efecto del sol sobre los colores acentuadamente cálidos no es agradable, por lo que es preferible recurrir a los tonos pastel.

Según la finalidad de la habitación podemos orientarnos de la siguiente forma: cocinas, baños y salas de trabajo admiten mejor el blanco o las tonalidades frías, si bien un tono cálido puede hacer mas acogedora una cocina.

Para las salas de estar o dormitorios lo principal es el gusto del usuario, pero teniendo siempre en cuenta la iluminación.