Trucos

Cómo escoger el sofá

escoger sofá

Una de las decisiones más complicadas a la hora de amueblar nuestra vivienda es escoger el sofá. Siempre le prestamos más atención a la forma que al material con el que está fabricado. Esto nos permitirá determinar el precio, la calidad, durabilidad y cuidado del mueble.

Siempre compensa gastarse un poco más para conseguir un sofá adecuado. El asiento debe de ser rígido, que no duro, mientras que el respaldo debe de ser un poco más suave para que la forma del cuerpo se mantenga mientras estemos sentados.

Los materiales sintéticos como el látex son los que más éxito están teniendo en estos momentos. Son más económicos que los sofás de plumas y tardan más tiempo en deformarse. No obstante, el relleno de más calidad se encuentra en los de plumas. Son los más confortables, pero presentan el inconveniente de que se deforman con el tiempo.

En el caso de que te fijes únicamente en el precio, la espuma es el relleno más barato. Este tipo de sofás están pensados para los pisos de alquiler, ya que se presentan como muy resistentes. Eso si, te enfrentarás al problema de que son bastante duros e incómodos. Los híbridos son una mezcla de pluma y poliéster.

Tipos de tapicería

La tapicería es otro de los aspectos en los que reparamos. Además de determinar el aspecto también nos ayudará a darle un estilo a la estancia. En función del que se elija deberemos de cuidarlo y limpiarlo de una manera u otra.

-Los sofás de tela cuentan con la ventaja del precio y de la facilidad para lavarse. Se quita y se puede meter en la lavadora.

-Los sofás de piel o de cuero son una buena propuesta tanto para los que prefieran un estilo clásico como moderno. Requieren de un cuidado especial para que la tela no se estropee y sirven para decorar.