Ideas

Cómo evitar los golpes utilizando topes en las puertas

Depositphotos_5206016_xs

En verano las ventanas permanecen abiertas para que entre aire fresco en la casa, pero las corrientes provocan golpes y portazos que pueden incluso afectar a las paredes y marcos de las puertas. Lo más aconsejable es colocar unos topes detrás de las puertas para que no tengamos que sufrir ni ruidos ni señales en las paredes. En casas donde hay personas enfermas, niños pequeños o mascotas es fundamental colocar topes de puertas para que estén tranquilos.

En las tiendas especializadas podemos comprar topes que representan figuras como flores o motivos infantiles que quedan muy decorativos en las puertas de las habitaciones de los más pequeños.

Tipos de topes para puertas

Existen diferentes tipos de topes de puertas que se adaptan a las características de nuestro hogar. Por ejemplo, podemos adquirir unos que sean transparentes para que apenas se advierta su presencia. También los tenemos de madera que quedan muy bien en los suelos de parquet.

Los topes que son totalmente de plástico y duros, aunque amortiguan el golpe, tienen la desventaja de que resuenan demasiado. Lo mejor es adquirir unos topes metálicos con protectores de goma que se apoyan en el suelo y pesan lo suficiente como para evitar que la puerta se cierre. Los topes con imanes también impiden portazos y sujetan la puerta.

Además tenemos los topes con forma de cuña, normalmente de madera y pequeños, que se colocan en la parte inferior de la puerta.

El tope más completo

Existe otro tipo de tope que podemos fijar a la parte posterior de la puerta. Tiene una pestaña que cuando hace viento la presionamos con el pie y consigue que la puerta se mantenga sujeta. Para cerrar la puerta únicamente pisamos de nuevo la pestaña. La ventaja es que no tenemos que agacharnos, simplemente basta un movimiento de pie.