Reparaciones

Cómo hacer el mantenimiento de bisagras

Old door hinge on wooden door.

En todas las casas, absolutamente todas, hay un número importante de bisagras. Por una parte se encuentran las de las puertas del hogar (interiores y exteriores), ventanas (no en todos los casos, pero si en un alto porcentaje), puertas de armarios en dormitorios, baños y cocinas  y podría seguir con muchos más ejemplos. El punto es que todas esas bisagras tienen que ser mantenidas no solo para aumentar su vida útil, sino para el correcto funcionamiento de la puerta o ventana.

El primer punto, es el uso correcto

No hay que cerrar con violencia las puertas (si hay adolescentes en la casa tal vez este punto sea algo utópico) y hay que estar atentos a un correcto funcionamiento. Si sentimos que hacen ruido, pues a solucionarlo. Lo ideal es no esperar a que ese ruido aparezca, pero si lo ha hecho, una buena idea es lubricar con vaselina a la bisagra. Con esto no solo mejora el funcionamiento silencioso, sino que es bueno para evitar el óxido.

Cuidados necesarios

Las bisagras expuestas a la intemperie o mucha humedad (exteriores, baños y cocinas, o sea… casi todas) tienen que ser revisadas cada tanto para descartar la presencia de óxido. En ese caso, se la retira, se la trata y se la vuelve a colocar, si es que están en condiciones.

Si la bisagra tiene que ser remplazada, lo ideal es retirarla y llevarla a la ferretería, os lo digo por experiencia. El fin de semana he ido a visitar a una amiga en Reus  y cambiar una simple bisagra implicó tres viajes a la ferretería, porque parecía la correcta, pero no lo era. Las diferencias son tan mínimas, que más vale llevar la que se ha roto.