Trucos

Cómo hacer un falso cinc

Cómo hacer un falso cinc

Muchas veces con unos pocos detalles, pero muy pocos, sobre una decoración muy sobria, se consigue con efecto muy elegante y distinguido. Los detalles pueden ser de cualquier tipo, pero siempre a nuestro gusto y con personalidad. Como veíamos, las pinturas metalizadas están causando furor, marcando nueva tendencia en colores. En realidad uno que otro objeto metalizado siempre queda bien. Veamos ahora como hacer nosotros mismos una imitación del cinc, con muy pocas cosas y solo algo de práctica.

Preparar la superficie

El primer punto es preparar el objeto de forma adecuada. Esto quiere decir dejarlo bien limpio y seco, libre de polvo y óxido. Con agua jabonosa y un trapo que no deje pelusa alcanza y sobra.

El primer paso será dar una mano con esmalte de color negro y dejar secar. Siempre se recomienda luego de esa primera mano, con la pintura completamente seca, justo antes de dar la segunda, pasar una lija muy muy fina. No olvidar retirar el polvo que se origina. Damos una segunda mano y dejamos secar.

Aplicar el esmalte con cuidado

Preparamos en un recipiente adecuado una mezcla de esmalte negro y esmalte blanco, siempre con la idea de usar más negro que blanco de modo de obtener un gris oscuro. A esa mezcla le agregamos purpurina para darle brillo. La clave es mezclar muy bien para que quede uniforme. Damos una mano fina con este gris con purpurina. Aquí viene el truco: antes que seque, con un papel periódico arrugado vamos a presionar la pieza, de modo que se absorbe parte de esa pintura. Esto deja ver por debajo algo del negro y da el efecto deseado.