Trucos

Cómo limpiar lámparas de bronce

Las lámparas de bronce son realmente lindas, pero como todo, hay que saber mantenerlas. En lo personal me encantan  y siempre me parecen un toque divertido en la decoración de un ambiente. Lo uso como elemento de contraste con mucha frecuencia. Claro que nada afea tanto un ambiente como un objeto con manchas, por lo que veremos ahora como hacer para que estén siempre impecables, no gastando casi nada, con productos que tenemos en casa.

El primer paso y que debemos hacer con mucha frecuencia es pasar un paño limpio y bien seco, para retirar el polvo, que es lo que inicia los problemas. Cada tanto tiempo o si está manchada, se puede preparar una solución de agua jabonosa y alcohol de quemar en una relación de 1-2 (una medida de agua jabonosa por dos de alcohol) con la que limpiamos sin humedecer. Obviamente que la lámpara tiene que estar desconectada. Luego secamos muy bien con un paño o toallas de papel absorbente (es clave el secado sino quedan marcas muy feas) y sacamos brillo con una tela muy suave y muy seca.

Otra opción en lugar del alcohol con agua jabonosa, es hacer una mezcla con algo más de media taza de agua tibia con dos cucharadas de amoníaco de uso doméstico. Todos los pasos son idénticos al consejo anterior.

Hay otra opción que en lo personal no he probado aún pero que se recomienda mucho hoy día, es entibiar un poco de vino tinto y limpiar con eso. Lo mismo que en lo anterior, secar muy bien y sacar brillo.