Trucos

Cómo limpiar las lámparas

lamp

A menudo las lámparas son las grandes olvidadas en la limpieza del hogar, un error, ya que perdemos luminosidad e incrementamos el gasto de luz. Lo mejor es realizar una limpieza de las lámparas al menos una vez al mes para mejorar su aspecto e incrementar su duración, ya que es un elemento que se ensucia con facilidad por el calor que emite y el polvo que acumula.

Antes de empezar

Como siempre que procedamos a la limpieza de aparatos eléctricos, debemos asegurarnos de que la lámpara y la bombilla estén frías y desconectadas de la corriente. Si por ejemplo la bombilla aún está caliente puede romperse por el contraste de temperatura.

En caso de utilizar un elemento para subir si vamos a limpiar una lámpara de techo, debemos evitar las sillas y los taburetes, decantándonos por unas escaleras que estén correctamente colocadas, es decir, formando un ángulo recto imaginario de noventa grados con la pared.

Limpieza de las lámparas

Es fundamental quitar el polvo de las bombillas incandescentes para que no pierdan luminosidad. Si están muy sucias debemos pasarles un paño humedecido en alcohol de quemar.

Si se trata de luces halógenas no podemos manipularlas directamente con las manos, por lo que quitaremos el polvo utilizando un paño seco, a ser posible de algodón. Por su parte, los fluorescentes se limpian con un trapo humedecido en alcohol de quemar.

En cuanto a las pantallas de papel, simplemente utilizaremos un trapo limpio. Si tiene manchas pondremos polvos de talco y después utilizaremos un cepillo suave. Las pantallas de tela pueden limpiarse utilizando la aspiradora o empleando una espuma de limpieza en seco.

Y por último siempre debemos de tener en cuenta que si extraemos los accesorios del soporte es muy importante secarlos perfectamente con un trapo, ya que van a estar en contacto con la electricidad.