Trucos

Cómo limpiar una alfombra

Depositphotos_1255330_l

Ahora que llega la navidad y tantas comidas y cenas seguro que vemos más de una mancha en nuestras alfombras, por eso es importante saber cómo limpiarlas para no estropearlas y que parezcan nuevas.

A las alfombras de algodón se les tiene que pasar la aspiradora, aunque se pueden lavar en agua fría o en seco.

En el caso de las alfombras de lana es recomendable pasar la aspiradora una vez a la semana. Si fuera muy nueva es mejor dejar pasar un tiempo para que esté un poco usada.

Si se trata de una alfombra artesanal de nudos, lo más adecuado para limpiarla es pasar un paño húmedo en el sentido del pelo y dejarla secar después.

Las  alfombras de fibras sintéticas destacan por su resistencia y facilidad para limpiarlas.  Cuando sea una fibra vegetal debemos pasar la aspiradora cada día.

En las manchas de comida, vino o café  se puede usar agua tibia con detergente neutro y vinagre, aplicando la mezcla con una esponja húmeda que al cabo de un rato debemos limpiar con un trapo.

Para las manchas producidas por tinta o grasa, como aceite y cera, se puede usar un disolvente para limpieza en seco.

Las manchas de barro o suciedad se deben dejar secar bien y cepillarlas, aplicando a continuación un preparado de tres partes de agua por una de amoníaco.

En las manchas de pintura, laca de uñas, carmín o chicles, primero aplicamos disolvente para limpieza en seco y después debemos humedecerlas con una mezcla de agua tibia con detergente neutro y vinagre, finalizando con una nueva aplicación del disolvente.

En el caso de manchas producidas por animales podemos quitarlas con una disolución de agua templada con amoníaco jabonoso.

De todas formas si la alfombra es muy delicada debemos llevarla a la tintorería para un mejor resultado, sin dejar pasar demasiado tiempo para que la mancha no sea tan difícil de quitar.