Trucos

Cómo lubricar las bisagras de una puerta

door hinge

Es imprescindible lubricar las bisagras de las puertas para que funcionen correctamente, evitando además que  chirríen y molesten. Hoy os mostramos cómo nosotros mismos podemos engrasar las bisagras fácilmente.

Consejos para lubricar una puerta

Tenemos que acudir a una tienda especializada para comprar un aceite específico cuyo envase le permita acceder a las bisagras. Por ello es fundamental que cuente con una boquilla fina para poder llegar a todas las partes de la bisagra.

Una vez que tengamos el producto debemos buscar el pasador de la bisagra redonda que está entre las placas planas en la bisagra y que es el encargado de mantener las placas de la bisagra entre sí.

Después debemos abrir la puerta y extraer el pasador de la bisagra para echarle aceite, que también tenemos que rociar en el orificio del pasador donde normalmente está la bisagra.

Si la puerta sigue chirriando tenemos que volver a echar aceite hasta que el chirrido desaparezca. Después tenemos que poner el pasador de la bisagra en su sitio y asegurarnos de que está firme y seguro. Además podemos utilizar un trapo o una servilleta de papel para quitar la suciedad, los goteos de aceite y el polvo de la zona de las bisagras.

Y además…

Debemos empezar poniendo un poco de aceite y aumentar según sea necesario, ya que es más fácil ir añadiendo que eliminar el exceso de aceite.

Es importante también sustituir las bisagras oxidadas para evitar que empeore el problema.

El grafito es un lubricante sólido fácil de utilizar. Además destaca por su elevada durabilidad y resistencia. Se utiliza en ejes, bisagras y engranajes y no retiene polvo. Es un producto de color gris oscuro con brillo metálico.

Existen otros productos en espray pero es importante leer las instrucciones de uso y las posibles contraindicaciones.