Reparaciones

Cómo mantener la piscina, gastando menos

Swimming pool cleaner

Tener una piscina en casa es todo un privilegio. El verano se disfruta completo, no solo esos días en los que podemos salir de vacaciones. Volver del trabajo a casa en un día agobiante y nadar un ratito, es uno de los mayores placeres de la vida. Desde los primeros calores a los finales, vivimos en otro mundo. Eso si, dan trabajo y no es poco. Además, ese trabajo implica un gasto que por otra parte es inevitable. No se trata de estética sino de salud mantener la piscina en buenas condiciones.

El primer paso es hacer las revisiones del equipamiento con una buena frecuenci

Por ejemplo, si hay pérdidas en los caños que llevan el agua al filtro, habrá problemas seguro. El propio filtro es clave en el sentido de mantenimiento correcto, una pequeña falla nos obliga a filtrar más y más veces para mantener la misma calidad de agua, gastando mucho más. Muchas personas piensan que se puede ahorrar evitando la visita del profesional, que siempre termina encontrando un problema. Sin embargo, si contratamos personas serias y de confianza no van a encontrar problemas que no existan.

Usar la cantidad de productos adecuados

El segundo punto es comprender que no ganamos nada usando más producto del indicado  y tampoco usando menos. Si vamos a exagerar con los productos de mantenimiento, se puede dañar el equipo, algo que se ve con mucha más frecuencia de la que se imagina. Usar poco producto, en el otro extremo, hace que se deteriore el agua al punto que para dejarla nuevamente en condiciones sea necesario tomar medidas muy caras. Usar los productos en horas inadecuadas, como el cloro cuando hay mucho sol, el no reforzar el producto luego de una tormenta, son errores muy comunes y evitables en nuestra piscina.

Para ver si estamos haciendo las cosas bien es importante medir con frecuencia el cloro y el pH.

Las piscinas en el jardín deben ser para divertirse  y no una fuente de problemas.