Trucos

Cómo mantener los maceteros de barro

Depositphotos_25730427_xs

Las plantas nos aportan vitalidad y llenan de alegría nuestras terrazas y jardines, por ello, además de regarlas y cuidarlas cada día, debemos mantener los maceteros para que el conjunto sea perfecto. Normalmente utilizamos maceteros de barro porque estéticamente quedan muy bien y son muy adecuados para las plantas. Tenemos que seguir unos consejos para que nos duren muchos años.

Curiosidades

Los maceteros de barro tienen una buena aireación, lo que hace que las raíces de las plantas puedan respirar mejor. Su porosidad permite evitar el encharcamiento y conservar así todo su frescor.

Si el macetero de barro es nuevo debemos sumergirlo en agua unos dos días. De este modo cuando pongamos la tierra y la planta absorberá toda el agua del riego.

Si se trata de un macetero antiguo, antes de plantar lo lavaremos por dentro y por fuera con agua caliente y un poco de sosa para que no quede nada de cal, evitando las manchas blanquecinas.

Cómo conservarlos

Si están vacios o las plantas han muerto, debemos vaciar la tierra que quede y limpiarlos, poniéndolos boca abajo para que no entren restos de suciedad ni agua de lluvia en su interior. Cuando tengamos una nueva planta estarán listos para que la plantemos.

Si es invierno y hace mucho frío los maceteros deben permanecer en una superficie que sea plana, ya que los posibles restos pueden bloquear los agujeros de drenaje. Como consecuencia el agua acumulada se puede congelar y el macetero se pegaría al suelo. El resultado sería que cuando pasase el frío e intentásemos mover el macetero el fondo se separaría como si estuviese cortado. Además también pueden agrietarse.

Otro truco es mantener los maceteros elevados utilizando unos pies decorativos. También podemos colocar unos tacos de madera o unas baldosas que los eleven dos o tres centímetros del suelo.