Herramientas y MaterialesTrucos

Cómo pintar con pistola

painted metal

En ocasiones tenemos que pintar una pared o un mueble, pero no tenemos conocimientos sobre la técnica ni sobre el tipo de pintura más adecuados. Existe una opción que pasa por pintar con pistola. Este método nos aportará mucha más comodidad y además nos permitirá conseguir un bonito acabado en los muebles.

Esta técnica está pensada para pintar pintar objetos un tanto difíciles como pueden ser radiadores, muebles o persianas. Se adapta sin problemas a las superficies curvas y a todos aquellos rincones que nos resulta casi imposible llegar con el rodillo o la brocha. Es menos común su utilización para las paredes, pero también se puede usar. Con la pistola podremos dar una pincelada de color a las sillas, por ejemplo.

Encontramos distintos tipos de pistolas para pintar, así que debemos de elegir aquella que mejor nos convenga. Entre ellas las hay de aire comprimido o eléctricas. Como siempre que nos ponemos manos a la obra con la pintura hay que proteger las superficies que no vayamos a pintar con papel de periódico o plásticos.

Antes de nada es preciso que repasemos las indicaciones de uso. En las instrucciones vendrá el tipo de pintura que se puede utilizar, la densidad y la cantidad. Para pintar es necesario que dejes una distancia de 25 centímetros respecto a la superficie a tratar. No te olvides de protegerte con guantes y gafas.

La pistola se debe de sujetar con firmeza. Iremos aplicando la pintura de manera vertical en un principio y a continuación en horizontal. Para conseguir el acabado perfecto no es preciso darle varias capas, ya que se podrían originar chorretones. En el caso de que necesitamos darle otra mano de pintura es mejor que dejemos secar entre capa y capa.

Una vez que acabemos de utilizar la pistola hay que lavar bien el depósito, así como las boquillas, para que no se atasquen cuando vayamos a usarlas de nuevo.