Herramientas y Materiales

Cómo pintar para imitar papel pintado

Cómo pintar de modo que parece papel pintado

Hacer algo que parece una cosa pero no lo es, puede ser o una excelente idea o una idea espantosa, cómo imitar papel pintado. En general no me gusta mucho, ni por resultados ni por la idea en si misma. Si quiero tener algo y no puedo, pues tengo otra cosa y no intento simular la primera. Claro que eso es algo muy general, ya que puede ser que nos guste solo la apariencia. Es el clásico ejemplo del papel pintado. Los hay muy bonitos y que quedan realmente muy bien.

El problema que siempre le veo es que ocurre cuando quiero cambiar el papel pintado  (en realidad soy de pintar con mucha frecuencia y me aburre pronto tener paredes siempre iguales) y no tanto el colocarlo. Es un hecho que se puede quitar, pero da bastante trabajo.

Un producto interesante

Pues existe un sistema para lograr el efecto de un papel pintado, pero es pintura. Lo he visto como un invento de The Painted House, la conocida empresa británica, pero no me ha quedado claro si es un nuevo desarrollo o un redescubrimiento.

El sistema es bastante simple

El Kit  trae dos rodillos, uno de los cuales es un rodillo normal. Con ese rodillo damos la mano de base, de un color que permita el destaque de la textura que daremos luego (tal vez solo nos interese usar dos tonos del mismo color). Una vez que la pintura se ha secado, vamos a usar el segundo rodillo, que es el que da textura y aporta el diseño como de papel pintado. Hay toda clase de diseños: lunares, motivos barrocos, etc. Dicho así parece muy simple. En la realidad hay que tener bien claro que es muy simple torcer el trazo, lo que en este caso puede arruinar el trabajo entero. Lo mismo con hacer coincidir los dibujos cuando comenzamos la siguiente línea.

El Kit completo cuesta 40 euros  y cada rodillo adicional con diseño 20 euros. Muy buena idea para personas extremadamente prolijas y con una paciencia extrema.