Reparaciones

Cómo pintar sobre el papel de la pared

Painting a wall

Pintar sobre el papel de la pared resulta muy sencillo. Además de elegante, conseguiremos ahorrar mucho tiempo en los plazos. No obstante es preciso tener en cuenta una serie de aspectos.

Un papel que lleva muchos años asentado en la pared puede originar daños en ella si decidimos retirarlo. En el caso de que esté en buenas condiciones, sin humedades o sin burbujas, podremos pintar sobre él sin necesidad de perder tiempo sacándolo.

Antes de pintar hay que preparar con detalle la pared con papel pintado. En primer lugar quitaremos todas las partes dañadas y repararemos aquellas que se puedan aplicando un poco de masilla. De esta manera nos aseguraremos de que el papel no se desprenderá.

Para conseguir que la pintura se adhiera con mayor facilidad, lo mejor es lijar la superficie. En los bordes perimetrales de las paredes, donde el papel se une al suelo y al techo, echaremos una pequeña capa de masilla. Así conseguiremos que el papel no se despegue una vez que pintemos sobre él.

También será necesario echar una pequeña capa de masilla en las juntas o áreas donde haya mucha textura visible. Ayudaremos así a nivelar la superficie. A continuación será momento de volver a lijar para dejar la pared lo más lisa posible.

Limpiaremos el polvo y la suciedad generada. Una vez hecho esto delimitamos la zona a pintar. Para ello colocaremos cinta de carrocero en aquellas zonas que queramos proteger para que no se manchen de pintura. Pintando sobre el papel conseguiremos decorar las paredes a precios bajos.

Antes de ponernos a pintar echaremos una mano de sellador con base de aceite para proteger a la pared de posibles humedades y para que se adhiera mucho mejor la pintura. Ya podemos ponernos a pintar. Emplearemos una pintura acrílica siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Una vez que acabemos de pintar retiramos la cinta de carrocero para que no se adhiera en exceso a la pared.