Ideas

Como podemos convertir un aseo en un almacén

como-podemos-convertir-un-aseo-en-un-almacen.thumbnail

Si disponemos al lado de nuestra cocina de un aseo muy pequeño lo podemos transformar en un almacén diseñando correctamente su distribución.

Es fundamental no condenar las tomas de agua. De esta forma podremos volver a instalar el aseo si lo necesitamos o ubicar la secadora o lavadora: los colocaremos junto a la puerta para aprovechar el resto de las paredes. En este lado podemos crear una zona de plancha; sólo tenemos que encargar a la medida una estructura de madera con baldas y forrarlas de muletón.

Para guardar los productos de limpieza podemos fabricar un armario, metálico o de madera, y con una o dos puertas. Por último, podemos montar una estantería de contrachapado donde almacenar artículos enlatados, conservas, etc.

Si nuestra afición es la lectura de libros y revistas, y disponemos en el dormitorio gran cantidad de ellos, podemos ver una práctica solución para guardarlos. Lo ideal es aprovechar el hueco que existe entre el marco de la puerta y el techo del dormitorio, comúnmente llamado montante. Ubicamos unos tabiqueños o unas sujeciones de metal en forma de L, en los laterales y un par de baldas a modo de estantes, debemos encargarlos a medida. Si deseamos que éstos se integren con el resto de la decoración, procuraremos que armonicen con el color de la madera de las mesillas o del resto del mobiliario. También podemos forrarlos con papel plástico decorativo que se lava bien o entelarlos. Debemos procurar huir de los estampados recargados.