Trucos

Cómo poner una moqueta

Men just putting carpet

Sin lugar a dudas, las moquetas dan calidez al hogar y evitan los suelos fríos, sobre todo en las habitaciones. Hoy os damos las claves para colocar una moqueta nosotros mismos y de forma muy sencilla.

Antes de colocar la moqueta

Antes de comprarla debemos medir la habitación donde vamos a poner la moqueta. A esta medida le sumamos unos 10 centímetros por cada lado, tanto de ancho como de largo. En el mercado existen moquetas acrílicas, de piel, vegetales, pero en todo caso han de ser de calidad para que no se estropeen pronto. No se recomienda poner moqueta en habitaciones de los bebés, ya que pueden sufrir asma.

Una vez que tengamos la moqueta debemos limpiar perfectamente el polvo y otros restos del suelo. Además, si el suelo no estuviese nivelado o hubiese imperfecciones debemos arreglarlo.

Cuando hayamos comprobado que el suelo está limpio y sin desniveles ponemos la moqueta en el suelo y la estiramos con la mano, dejándola así un día para que se airee, se alise y adopte la forma adecuada.

Pasos

Pasadas 24 horas doblamos una mitad de la moqueta sobre sí misma y extendemos la cola de secado rápido en el suelo con la ayuda de un rodillo. Dejamos que actué el tiempo indicado y estiramos la moqueta poco a poco sobre la cola procurando que no queden arrugas. Cuando comprobemos que todo está bien pegamos la otra mitad de la moqueta siguiendo los mismos pasos.

Después, cuando ya esté toda la moqueta pegada en el suelo, recortamos las partes que sobran, para lo cual podemos ayudarnos de una regla que apoyaremos junto al rodapié y un cúter.

La moqueta eleva el nivel del suelo, por lo que puede ser necesario que lijemos la parte inferior de la puerta para que no se produzcan roces.

Y no debemos olvidar que hasta que no pasen al menos uno o dos días no podemos volver a colocar los muebles.