Trucos

Cómo purgar los radiadores

Vector Radiator

Ahora que estamos empezando a poner la calefacción debemos tener la caldera en perfecto estado, pero también los radiadores para ahorrar energía y dinero. Hoy os mostramos cómo purgar los radiadores para que funcionen bien y evitemos ruidos.

Consejos

La calefacción funciona a través de un circuito de tuberías y radiadores que contienen agua en su interior, irradiando calor a las estancias.

A veces se introduce aire en el circuito y se producen ruidos en las cañerías, por lo que los radiadores no calientan de forma regular. Por ello es necesario purgarlos al menos una vez al año.

Es importante que purguemos todos los radiadores de la casa, empezando por el más cercano a la caldera. Si la vivienda cuenta con dos plantas tenemos que empezar por la planta inferior.

Pasos para purgar los radiadores

Lo primero es poner un recipiente, como un cubo o una palangana, debajo de la válvula de purga que está junto al termostato o debajo del tornillo que se encuentra en la parte lateral del radiador. Después debemos girar un poco y muy despacio el tornillo o la válvula para así dejar salir el aire hasta que comprobemos que expulsa agua turbia, momento en el que debemos cerrar la válvula. Para hacer el giro podemos utilizar un destornillador plano si tiene una hendidura en el centro o una llave especial si presenta otra forma. Cuando terminemos con el proceso de purgado debemos comprobar que la presión se encuentra a 1 bar.

Limpieza de los radiadores

También podemos limpiar los radiadores de restos de óxido y suciedad. En este caso siempre debemos cerrar las llaves de paso que posibilitan la entrada y salida de agua. A continuación los descolgamos de la pared y los vaciamos de agua y restos, colgándolos y conectándolos de nuevo. Para finalizar llenamos el circuito otra vez y nos aseguramos de que la caldera tiene la presión a 1 bar. Si ha quedado aire podemos purgarlos.